martedì, settembre 26, 2006

ENTRE William Wilson VS William Wilson VS William Wilson VS William Wilson


I) Confesión
Ha sido y es todavía dificil volver a entrar, salir del desorden de un verano vertiginoso, renunciar a la renuncia y en fin, volver a decidir para poner fin a otro inicio. Quizás en estos meses de pausa por demás ajetreada sucedió que acumulé demasiado, quizás simplemente quisiera seguirme moviendo en el hiato del respiro, ¡cómo si fuera posible!; o quizás simplemente mis perversos diversos versos Wilsons no lograban llegar a un acuerdo. Bien, esto comienza a terminar... Entre y entrémosle de lleno y gracias Ernesto por ser honesto y darme un empujón.

II) Un espejo en el espejo:
Wiliam Wilson de Edgar Allan Poe
(1839)
“LET me call myself, for the present, William Wilson. The fair page now lying before me need not be sullied with my real appellation. This has been already too much an object for the scorn --for the horror --for the detestation of my race. To the uttermost regions of the globe have not the indignant winds bruited its unparalleled infamy? Oh, outcast of all outcasts most abandoned! --to the earth art thou not forever dead? to its honors, to its flowers, to its golden aspirations? --and a cloud, dense, dismal, and limitless, does it not hang eternally between thy hopes and heaven?
I would not, if I could, here or to-day, embody a record of my later years of unspeakable misery, and unpardonable crime. This epoch --these later years --took unto themselves a sudden elevation in turpitude, whose origin alone it is my present purpose to assign. Men usually grow base by degrees. From me, in an instant, all virtue dropped bodily as a mantle. From comparatively trivial wickedness I passed, with the stride of a giant, into more than the enormities of an Elah-Gabalus. What chance --what one event brought this evil thing to pass, bear with me while I relate. Death approaches; and the shadow which foreruns him has thrown a softening influence over my spirit. I long, in passing through the dim valley, for the sympathy --I had nearly said for the pity --of my fellow men. I would fain have them believe that I have been, in some measure, the slave of circumstances beyond human control. I would wish them to seek out for me, in the details I am about to give, some little oasis of fatality amid a wilderness of error. I would have them allow --what they cannot refrain from allowing --that, although temptation may have erewhile existed as great, man was never thus, at least, tempted before --certainly, never thus fell. And is it therefore that he has never thus suffered? Have I not indeed been living in a dream? And am I not now dying a victim to the horror and the mystery of the wildest of all sublunary visions? (continúa aquí)

Así comienza el palpitante paso de ésta marcha fúnebre, de éste testimonio, funesta confesión de uno y dos crímenes. Una revelación que es ya siempre ocultamiento, pseudónimo, secreto. ¿Quién es son William Wilson? ¿Por qué huele a fantasma el aire sáturo de cenizas? Y -¿me disculparán?- si José José dice y dice que es ceniza la palabra y el amor acaba, ¿puede ser esta no solo una historia de horror? Por que el tiempo tiene grietas, por que grietas tiene el alma, ¿puede tratarse también de una historia de amor? La única certeza es que se trata de una historia de dos y de dos hacemos, al menos, un par de pares de historias.
El corazón en dos partido de la cuestión es precisamente el dos, el doble, el alter, el otro. La ciencia literaria de Poe en William Wilson ¿se adelanta? a la literatura científica del psicoanálisis de Freud y a la ciencia cinematográfica de David Fincher y su “Fight Club” entre muchísimos otros ejemplos, y es que se trata de un fantasma que, analogamente al modo en el quel WWII acecha a WWI en su vida y en sus viajes, a la humanidad la acompaña en el tiempo y el espacio de sus guerras y existencia. ¿Habría urgentemente que llamar a un exorcista aunque digan y digan que el exorcista está muerto? Por desgracia y por fortuna no tengo tiempo ni espíritu para continuar por estos caminos espinosos, habría que decir tantas cosas e invocar a tantos fantasmas al estrado y yo, definitivamente, no soy el más indicado para eso... Tengo miedo. Por eso solamente quiero hablar con William Wilson y de lo mucho que tiene que decir a través de mi, como si fuese un medium o jugase a la quija, y ya en medio a estos dos al menos hablaremos cuatro, o cinco si es que estás leyendo por ahi.

Y pregunto: Wilson, ¿estás aquí?... Silencio... ¿cuál de los dos tendría que contestar desde las tumbas? Yo respondo como respondió Poe: o ambos o ninguno...
Y pregunto: Wilsons, ¿quiénes son ustedes?... Silencio... Y responden al unísono: “somos uno”.
Y sigo preguntando: ¿por qué lo hiciste William?... -Una voz, estaba ciega-.
Termino: ¿Cuál fue el trágico error?... –Intentar escapar, tener miedo- Me responden mientras el sonido de sus voces se aleja ya para siempre...

1 commento:

Lux ha detto...

difficile a volte leggere i tuoi post, contando che sono una capra in spagnolo.
però mi è piaciuto questo "miscuglio" :)